Reflexiones

02 Ago

Estoy solo

By Pablus Monsoon

Estoy solo. Solo aquí y solo en el mundo. Solo en mi corazón y solo en mi mente. Solo en cualquier lado, todo el tiempo, por tanto que ya ni recuerdo desde cuándo. Solo con mi familia, solo con mis amigos, solo en un lugar lleno de gente. Solo cuando me despierto, solo en cada horrible día, solo cuando finalmente conozco la oscuridad.

Estoy solo en mi horror.

Yo no quiero estar solo. Nunca quise estar solo. Lo odio. Odio no tener nadie con quien hablar, odio no tener nadie a quien llamar, odio no tener a alguien que me sostenga la mano, para abrazarme, odio no tener a nadie con quien compartir mis esperanzas y sueños… Odio no tener a alguien que me diga que todo va a estar bien.

alone

 

Odio que cuando grito, y grito como si me estuvieran asesinando, lo hago en la nada. Odio que no haya alguien para escuchar mis gritos y no hay nadie que me ayude a aprender cómo detenerme.

Odio que he convertido mi soledad en algo capaz de matarme. Odio que voy a morir solo. Morir solo en mi horror.

Share

20 May

Vos no salis de mi mente, ella no pasa de mi piel

By Pablus Monsoon | 1 comment

1

Otro día despertándome a las apuradas, no desayuno, me ducho, me visto, salgo corriendo. El mismo bus, la misma gente… Escuchando música mientras camino, intentando que nadie me moleste en el vacío que formo al viajar hacía el trabajo. La noche, de invierno inminente, intentó acobardarme. Las últimas noches, te escurriste en mis sueños como lluvia de verano en las plantas sedientas.

Llego al trabajo. Las mismas miradas de siempre, pero ahora me falta la tuya. Ya no está y no volverá, al menos no como antes. Y no verte, me hace bien. No me duele mientras no te vea. Pero siempre hay alguien acordándose de que fuimos algo y que todavía me dueles. Nunca faltan esos que quieren hacerme daño y te me recuerdan en cada oportunidad que tengan.

Doce horas, en las cuales las personas pasan, al igual que los autos, micros, colectivos, motos, bajo la sombra de mis pensamientos y no hay más que yo.

Fin del turno. Salgo, por una extraña razón me pongo a leer tus viejos mensajes y se me entumecen más los huesos. Mi mente es un misterio indescifrable pero me es inevitable como no viajar leyendo lo que alguna vez escribiste. Mientras leo, trato de entender qué carajo es lo que tanto añoro de vos, si nunca tuvimos realmente nada. Pero tu sonrisa no la olvido y menos tus ansias de obtener algo de mí. Si me veo, me hace extrañar esas épocas, tener menos ojeras y más mis ganas de vivir.

Estas echa una mujer, mucho más fuerte y tan estúpidamente te extraño. Con el tiempo supongo que no, pero aprovecho en el mientras tanto.

Llegar a casa y ver que hay otra esperándome, para no olvidarme de estas noches nostálgicas. Tirarme en la cama e intento no morir mientras ella intenta lamer mis heridas. Le digo que es hermosa y que estoy bien, que lamento ser tan arrogante, de empecinarme en escribir tanto y no cambiar mi forma de ser.

dsfds4

Cuando siento las ganas fatales de dormir, me doy vuelta y me pierdo en mí. Me abraza locamente y sé que llora por dentro porque me largo con el amanecer, seguro extrañaré ese calor más tarde.

Pero de todas formas vos no salís de mi cabeza, y lamentablemente ella no pasas más que de mi piel.

Share

10 May

Mujeres

By Pablus Monsoon

Han sido creadas para sacudirnos las entrañas, y también para emocionarnos, para perturbarnos, para provocarnos, para que agonicemos de amor, para que nos muéranos en un éxtasis de pasión; y finalmente, para que renazcamos de nuestras propias cenizas y nos rindamos ante ellas, y para que sólo así, rendidos de amor, débiles e indefensos, lleguemos a comprender la verdadera esencia de nuestro ser, y finalmente, luego de atravesar el penoso camino del sufrimiento que implica amarlas, arribar al final del viaje, y quizás así poder llegar a dominar el Mundo entero.

woens

Share

19 Nov

En esa alejada cafeteria

By Pablus Monsoon

Oscura, húmeda y semi desierta cafetería de carretera. Alejada del mundo, me fui a morir allí después de casi haberme hecho descubrir en la ciudad más cercana. No sé cómo pude perder el control y haber desangrado ese cuerpo tan fácilmente, debió haber sido el tequila. Por algo suelo evitarlo. Pero la chica rubia ojos azules, me inculcó a beberlo.

          Perdóneme usted, señorita camarera,  ¿tiene un poco de café? Apenas me mantengo en pie. Creo que tengo un problema, no duermo, solo sueño cosas inimaginables; mi vida se convierte en un torbellino silencioso que todo lo arrastra y el universo se vuelve pequeño para mis ansias de encontrar el lugar al que pertenezco.

          ¿Por qué me cuentas esto, muchacho?

          No señorita, no se sienta especial, se lo estoy contando a usted como se lo podría contar al señor que se está tomando té en la mesa del fondo.

          Pero…

          Soy un suicida, un fugitivo del mundo y de mi propia vida, no me venga con preguntas necias.

1047113

          ¿Cuántos años tenés?

          ¿Importa? Llevo un poco más de un año vagando entre carreteras llenas de polvo y sin nadie, voy de hotel en hotel vagabundeando entre las sombras que se proyectan con la luz de la luna. Voy de bar en bar, buscando a mi próxima víctima, alguien que llene este vacío que llevo dentro, alguien que satisfaga mi sed…

          ¿Estás borracho? ¿Qué es ese olor?

          Sangre, pero eso ahora no importa… Mire, creo que ahora le pagaré la cuenta y me iré como he venido, pero por lo menos ya no seré tan anónimo como antes, como siempre, tiene que entender que a veces uno necesita transmitir su soledad.

          Grrr

          No se enfade ¿eh? Siéntase bien, me ha ayudado, aunque no lo crea.

          ¿En qué te ayude? ¡Estás loco!

          No, no sienta miedo ni piense que estoy loco. Solo soy un alma solitaria en busca de un fin que encaje conmigo. Buen café… Hasta nunca querida, aquí se despide un hijo de la noche.

Share

08 Oct

Un sin sentido que alegra

By Pablus Monsoon | 1 comment

1

Me desperté a las 5 de la mañana. Un domingo que sabía sería embolante, fue caluroso, pesado, agobiante, y mis propios compañeros no ayudaban en nada para cambiar esa situación. Me encerré en mi mismo, como suelo hacerlo cuando ya no veo la solución en mi entorno.

Pasé así el mayor tiempo posible. Llega la noche, y el movimiento típico de un día domingo, se termina. Encima eran las 1 am de un lunes feriado, el movimiento de gente era mínimo. Siguió sonando el tic tac tic tac…

Estuve pensando en toda la situación de los últimos días, que protestas aquí, protestas allá, en esa sanción, en lo que dicen, en la nueva pelea con no-novia, en la pelea con ex, en una acusación que hice sin sentido por estar dolido … y tantas cosas nadaban en mi mente, que yo solo me estaba ahogando.

Me cagaron tantas veces, que siempre termino pensando lo peor. No confío fácilmente en nadie. Se me vino a la mente la canción Gomenasai de las ya desaparecidas T.A.T.U, en frases como:

  • Cuando quería llorar, no pude porque no lo tenía permitido.
  • Nunca había necesitado tanto un amigo, como lo hago ahora.
  • Cuando quería llamarte, y pedirte ayuda, me detuve a mi mismo.
  • Cuando quería contarte que cometí un error, me aleje.

Pero en la que más pensaba era en el título de la canción

  • “Perdóname”, por todo. “Perdóname”, yo sé que te defraudé.

Mi turno de apostada. Me fui alejando un poco del resto. Estaba lagrimeando, cuando veo un vehículo acercarse, uno que no suelo diferenciar del resto porque no me interesa, no es tuyo, pero voy a empezar a hacerlo. Te vi llegar con la ventanilla baja, me sequé como pude disimuladamente las lágrimas.

Me miraste a los ojos por unos segundos y sé que te diste cuenta, pero no quisiste decir nada, fui yo el que te preguntó cómo estabas y te limitaste a responder con un “Bien” pasándome la mano. Me hiciste una pregunta bastante descolocada, no tenía nada que ver con la situación. Por primera vez, en todo el día, no sonreí falsamente, esta vez la sonrisa era real. Me devolviste otra sonrisa. Y hablamos del sin sentido un rato.

Quizás no te diste cuenta, pero fue lo que estaba necesitando en ese momento.

Share

Contacto




Rellena todo el formulario.


Enviando...

Cerrar formulario